Gobierno de San Luis

LEGISLACIÓN

Leyes para un NosOtros

Descárgalas Aquí:

LEY DE LIBERTAD DE PENSAMIENTO, RELIGIOSA Y DE CULTO

“…Si hay libertad, hay creación y progreso. En San Luis, la libertad es uno de los pilares para el desarrollo de su cultura y para consolidar la vida en democracia, para todos sus habitantes”.

Dr. Alberto Rodríguez Saá.

Gobernador de la Provincia de San Luis

INTRODUCCIÓN

En el seno de las sociedades actuales hay una creciente diversidad religiosa y moral. Es por eso que los estados modernos no sólo tienen desafíos cotidianos para favorecer la convivencia armoniosa, sino que también deben hacer respetar la pluralidad de los pensamientos religiosos o filosóficos. También tienen la obligación de favorecer, por diversos medios, la deliberación democrática y pacífica.

La libertad en el campo de lo filosófico se traduce en la idea de tolerancia, en el ideal de respeto recíproco, en la idea del pluralismo, en la esfera de las idas y no de la fuerza.

En este sentido, San Luis fue la primera provincia de la República Argentina que creó, en el año 2002 y ratificó en el 2004, la Ley de Libertad de Pensamiento, Religiosa y de Culto, por considerar que estas tres esferas de libertad son fundacionales para el desarrollo y el progreso de los pueblos.

El Gobierno de la Provincia de San Luis a través del Ministerio de Gobierno, Justicia y Culto, el Programa Relaciones Institucionales y Culto y el Área Culto, trabajan para que en San Luis cada ciudadano pueda expresarse, para que pueda creer o no creer en un ser superior, cambiar de pensamiento y exteriorizar sus creencias dentro del marco de la ley y sin afectar a los demás.

LEY DE OBJECIÓN DE CONCIENCIA

“La Ley de Objeciones de Conciencia permite respetar la diversidad, es clave para la convivencia dejando de lado la discriminación y el fundamentalismo”

Dr. Alberto Rodríguez Saá.

Gobernador de la Provincia de San Luis

INTRODUCCIÓN

Desde la antigüedad la humanidad registra la existencia de personas que se resistieron a cumplir obligaciones legales impuestas por el Estado, en razón de profundas convicciones de índole religiosa o filosófica. Esos idearios personales, sostenidos en soledad o compartidos por pequeñas minorías o colectividades, podían llevar hasta el sacrificio de la propia vida por respetar los mandatos de la conciencia.

Si se desconoce la objeción de conciencia, se mutila la interioridad de las personas, sus creencias y convicciones, y con ello, se vulnera la dignidad humana, fundamento primario del sistema político.

Con la publicación en diciembre del año 2008 de la Ley de “Objeción de Conciencia”, el Poder Ejecutivo contribuyó a la defensa de los derechos fundamentales de los habitantes de la Provincia de San Luis, al desarrollo del pluralismo, al respeto por la diversidad cultural y al aprecio de ésta, dentro del marco de la ley, de la Constitución y de los principios básicos del Estado Constitucional de Derecho.

Como es sabido, ni la Constitución Nacional, ni la Constitución de la Provincia de San Luis, ni los Tratados de Derechos Humanos con jerarquía constitucional contienen una cláusula expresa garantizando el derecho subjetivo de toda persona a la objeción de conciencia.

En San Luis se propuso y se aprobó la consagración legal del derecho a no ser obligado a actuar contra la propia conciencia, dentro del marco de las normas jurídicas, del respeto por las creencias y convicciones de otros y del resguardo absoluto de daños a los terceros.

Ley Nº I-0644-2008 DIA DE LA LIBERTAD DE CULTO

INTRODUCCIÓN

El 25 de noviembre ya no es un día más en el calendario puntano. Esto se debe a que a través de la Ley Nº I-0644-2008 pasó a ser fecha histórica.

A partir del año 2008, cada 25 de noviembre es motivo de celebración, porque se lo instituyó con fuerza de ley como el “Día de la Libertad de Pensamiento, Religiosa y Culto”, en conmemoración a la fecha en que la Organización de Las Naciones Unidas (ONU) proclamó la “Declaración sobre la eliminación de todas las formas de intolerancia y discriminación fundadas en la religión o las convicciones”.